0 Your Carrito

Adiós a la velocidad

30/04/2019
por Agustin Ramirez Chavez

Una directiva recién aprobada por la Comisión Europea establece la obligatoriedad, en todos los vehículos vendidos a partir del año 2022, de sistemas que limiten la velocidad de circulación en función de los datos del GPS y de la lectura mediante cámaras de las señales viales, una prestación ya existente en numerosos vehículos a título informativo, pero que pasaría a restringir la velocidad de manera obligatoria y sin ningún tipo de posibilidad de elección para el conductor.

La directiva incluye asimismo otra serie de medidas tecnológicas como el frenado automático ante obstáculos, la grabación permanente de eventos (la “caja negra”), la monitorización de distracción o de conducción bajo los efectos del alcohol, etc.

A todos los efectos, esto supone otorgar a la tecnología, en forma de Intelligent Speed Adaptation (ISA) implantada de manera obligatoria, el mando sobre las decisiones del conductor, que se encontraría con que sus intentos de acelerar en una zona en la que no está previsto que pueda hacerlo resultarían infructuosos. Una limitación sin duda polémica y compleja, pero avalada por una gran cantidad de estudios que afirman que la velocidad es una de las causas más claras de mortalidad en las carreteras.

Algunos periodistas de motor han protestado contra la medida argumentando que limitar de esa manera la velocidad de los vehículos generará más problemas, más distracciones o incluso más accidentes debido a la convivencia en las carreteras de vehículos antiguos que no tienen limitada su velocidad con otros que sí la tienen y que la reducirán de manera brusca en determinados tramos, en los que se verán además superados por ellos generando frustración y un mayor número de maniobras peligrosas.

Con protestas o sin ellas, la directiva está aprobada, y en pocos años veremos esos obligatorios sistemas de limitación de velocidad instalados en todos los vehículos nuevos, guste o no a todos esos conductores y petrolheads que opinan que ellos saben mucho más y tienen mejor criterio que los que pusieron las señales. Un elemento más que convierte “el placer de conducir” en algo cada vez menos placentero, más funcional, más dominado por la tecnología y con menos factores dejados al criterio tantas veces arbitrario, erróneo y peligroso de tantos seres humanos irresponsables.

¿Te gusta la velocidad? ¿Apretar el pedal hasta el fondo? ¿Adelantar a todos los que crees que no son tan listos como tú? Pues desengáñate, a partir de 2022, no podrás hacerlo: tu vehículo te lo impedirá. Si esa travesía por un pueblo indica a 50, irás a 50. Si el centro de una ciudad marca a 30, irás a 30. Es lo que hay, te guste o no.

Vía | EnriqueDans

Comentarios

Ningún comentario encontrado

Nueva entrada